jueves, 29 de mayo de 2008

El Canto de las Estrigias

Cuando hay que despotricar sobre las ediciones españolas, yo soy de los primeros que pone el grito en el cielo, pero cuando algo se hace bien, también está bien decirlo. Y estos recopilatorios que han venido apareciendo en la colección Especial BD (el que titula este post y Aldebarán, por ejemplo) están genial.

Primero porque se me agota la paciencia esperando años y años a que una serie francesa termine. Leer del tirón la historia ya es aliciente suficiente, pero hay más ventajas: el precio. "El canto de las Estrigias" vale 20 euros y son 6 albums. Es decir que número a número podría haber costado unos 84 euros.

Vale, el tamaño es menor, pero en muchas ocaciones el dibujo no se resiente nada. Si es verdad que para cómics tan detallistas como "La casta de los Metabarones", uno puede echar de menos en alguna ocasión un formato mayor, pero en este caso, por el tipo de dibujo, yo no lo he echado de menos. El formato creo que abre las puertas a potenciales compradores que muchas veces se echan para atrás por estos motivos.

"El canto de las Estrigias" es un thriller al más puro estilo americano. La trama empieza con un atentado contra el presidente de los EE.UU. A partir de ahí, su ex-guardaespaldas y una agente que no se sabe para quién trabaja unen sus fuerzas para intentar averiguar que está pasando. Asesinatos, complots farmacéuticos, toques de fantasía...todo se entremezcla. La historia es trepidante, y los personajes están muy bien definidos. Ninguno está por estar, todos tienen su función y una personalidad propia.

Cada uno de los álbums es denso, aprovecha muy bien su espacio. Y aún así, la cosa se queda a medias. Porque aunque algunos misterios se resuelven, muchos quedan en el tintero para el segundo volumen; en Francia van por el capítulo 11, así que quedaría uno para completar una supuesta continuación por parte de Planeta. De todas formas, aunque no se cierre completamente, creo que éste tomo merece bastante la pena.

El dibujo no es sumamente espectacular, pero sí bastante bueno. Me encanta cuando alguien dibuja una habitación con todo lo que conlleva, y no una silla, una mesa y un cuadro. La pena es que el colorista de los dos últimos capítulos cambia, y para peor. Lo pretende hacer más modernillo, pero rompe completamente con el buen trabajo que estaba haciendo su antecesor.

Azrael

**Pásate y sigue leyendo en es.rec.comics**

3 comentarios:

Dreebo dijo...

"se me agota la paciencia esperando años y años a que una serie francesa termine"

Con algunas series americanas llevamos esperando 60 años y no hay manera de que terminen ;)

Azrael dijo...

¿Mola, eh?

Barbapapá dijo...

Yo no sé a quién echarle las culpas es esos grandes retrasos de las ediciones. El único autor BD que sigo con cierta regularidad es Crisse y se me eternizan las esperas - - -