miércoles, 3 de octubre de 2007

Mad Night

Hace tiempo, Acege recomendaba Mad Night de Richard Sala con estas palabras:


"¿QUIEN está detrás de los extraños asesinatos que tienen lugar en el por otra parte tranquilo campus del Lone Mountain College?"

"¿CUAL es el siniestro secreto que guardan los miembros de la Facultad de Ciencias?"

" De QUE modo está envuelto el inquietante guardia de seguridad del campus en el asunto?"

"¿De DONDE ha salido la banda de chicas piratas de Tía Azalea?"

"¿ POR QUE el sádico "Black Provost", muerto hace un centenar de años, ha sido visto merodeando por los pasillos del Departamento de Antropología?"

"Y lo más importante, ¿CUANDO Judy Drood, chica detective y bomba de relojería andante - junto con su reticente compañero Kasper Keene - desvelará la horrible verdad sobre el reloj de la torre del campus?"

"¡Lea MAD NIGHT y lo averiguará!"

Esas son las muy tentadoras frases que, recreando los slogans publicitarios de las películas de serie B de los años 30 y 40, aparecen en la contraportada de "Mad Night", tomo del imprescindibleRichard Sala publicado por Fantagraphics en los USA hace un par de años. Se trata de una verdadera novela gráfica de más de 200 páginas que recopila el serial "Reflections from a Glass Scorpion" publicado en los 12 números de vida de la revista "Evil Eye" en la que Sala dio a conocer a Peculia, su otro personaje fetiche. La denominación original, un homenaje a los rebuscados títulos de los primeros films del sanguinario Dario Argento ("El Pájaro de las Plumas de Cristal", "El Gato de Nueve Colas", "Cuatro Moscas de Terciopelo Gris"), una de las influencias reconocidas de Sala, fue cambiado por el mucho más contundente "Mad Night" para este volumen recopilatorio, que por lo demás mantiene la historia intacta.

Si en Peculia era el terror sobrenatural (vampiros, zombies, licántropos) la estrella de la función, en "Mad Night" son los thrillers terroríficos de serie B como los de la Monogram o la Republic los que dominan totalmente el trepidante (y delirante) encadenamiento de sucesos que van a provocar que, en una sola noche, el Lone Mountain College se convierta en un hervidero de freaks, monstruos y asesinatos. Uno casi puede ver la sombra de Lugosi y Karloff flotando sobre la surrealista combinación de científicos locos, verdugos decapitadores, pulpos gigantes, ratas devoradoras, callejones siniestros, húmedos subterráneos, escalofriantes calabozos, cadáveres momificados y auténticos ríos de sangre que giran en torno a una preciada fórmula para lograr la eterna juventud ; pero sobre todo, no puede menos que aplaudir la gran idea que convierte lo que en sentido convencional sería una historia estremecedora en una carcajeante y vitriólica parodia de un icono sagrado de la literatura juvenil estadounidense : Esa idea no es otra que colocar al frente de todo este negrísimo embrollo al personaje de Judy Drood, "chica detective" claramente inspirada en la célebre Nancy Drew creada por el Stratemeyer Syndicate.

Desde 1930 hasta la actualidad, Nancy Drew (y su contrapartida masculina, los Hardy Boys) es, por buscar un símil, el equivalente americano a los míticos personajes de Enid Blyton en Europa : Varias generaciones de jóvenes se han criado leyendo sus aventuras, en la cual la intrépida adolescente, hija de un respetable fiscal, resolvía todo tipo de enigmas criminales en la línea de los libros de Los Cinco o Los Siete Secretos (aunque menos ñoños), erigiéndose además en un modelo de exquisita educación, buen carácter y nobles virtudes morales a imitar por sus lectores. Lo que no podían imaginar es que un sarcástico autor de comics demolería su inmaculada imagen mediante un personaje paródico (Judy Drood) que no sólo se mete en un carnaval de sangre que haría desmayarse del susto a la pobre Nancy , sino que además es una rubia minifaldera malhablada, violenta, ácida, cruel , nada reacia a repartir hostias a tutiplén, y para más inri hija de un asesino en serie :-DDDDDDDDDDD.



El resultado es algo así como ver a la versión heavy de Los Hollister enfrentándose al Doctor Jeckyll y Mr. Hyde ; tan grotesca y sorprendente como despendolada y divertida, enriquecida además con elementos tan diversos como el compañero de Judy, Kasper Keene (una especie de cruce entre el Pitufo Gruñón y el Shaggy de Scooby Doo) o la banda de hermosas chicas-pirata adolescentes de Tía Azalea, una misteriosa villana que se comunica con sus discípulas a través de un muñeco de guiñol (tal y como ocurría en un celebrado episodio de la serie televisiva "Los Vengadores").

Si a eso añadimos el ya conocido buen hacer gráfico de Sala (con las referencias estilísticas de siempre : Gorey, Addams, el cine mudo expresionista o los largos animados de Tim Burton tipo "La Novia Cadáver") el resultado es sencillamente irresistible, pese a la existencia de defectos inevitables en una obra pensada para su serialización periódica y no para el formato de novela gráfica (una extensión excesiva, cierta confusión y dispersión en la trama).

Muy recomendable por tanto para los fans de Sala y para lectores en general interesados en sus referencias temáticas ; esperemos que llegue a publicarse alguna vez en nuestro país. De cualquier forma, yo no pienso aguardar a eso para agenciarme la segunda aventura de Judy Drood ya aparecida en los USA : "The Grave Robber´s Daughter". Me estoy relamiendo sólo con pensarlo :-DDD

Puedes leer el hilo completo aquí.

3 comentarios:

Barbapapá dijo...

Lo comenté hace poco, me pillé y ya he leído "The Grave Robber´s Daughter". Debo una reseña

Dreebo dijo...

Yo he pegado esto para no tener que reseñarlo :) No te olvides de "The Chuckling Whatsit" que es igual de bueno. Sala también hizo esto en la tele:

http://www.youtube.com/watch?v=Z1uqB7hUEkc

Barbapapá dijo...

El problema es que en el previews ya no vienen (ni el chuckling ni el Mad Love) y me da pereza comprarlos vía internet . . .